domingo, 2 de octubre de 2016

¿Qué problema tiene la izquierda española con Castilla?, ¿y la derecha?

Por Javier Martínez.
     
     Me viene a la mente una, a mi juicio, clarividente cita de Muñoz Molina[1] sobre la deriva ideológica de la izquierda española según la cual en las regiones periféricas “primero se hizo compatible ser nacionalista y ser de izquierda. Después se hizo obligatorio. A continuación, declararse no nacionalista se convirtió en la prueba de que uno era de derechas. Y en el gradual abaratamiento y envilecimiento de las palabras bastó sugerir educadamente alguna objeción al nacionalismo ya hegemónico para que a uno lo llamaran facha o fascista” y que no por cierta y clara sigue escondiendo algo que muchos denunciamos: la izquierda española, no solo se ha tragado el nacionalismo excluyente como ideología sino que asume como propio el ideario anticastellano y castellanófobo que esos periferismos incuban y difunden sin siquiera disimulo y que es la madre del cordero, la bicha que nadie quiere nombrar.

Blas Infante Errejon
El madrileño Íñigo Errejón Galván nos ha salido separatista andaluz y se apunta a idolatrar a quién más ha hecho por envenenar, desenraizar, falsear la historia del sur castellano y triturar la historia de Castilla la Novísima. El tonto a las tres de la tropa piji-roji es así de simple. Al párvulo podemita, cualquier conato de anticastellanismo le hace babear, lo ingiere rápidamente. La "nueva" política, como la vieja, nace del estiércol más putrefacto. Nada nuevo. No sabemos qué es lo que más admira Errejón de Blas Farsante pero apuntamos algunas pistas: Blas Infante negó que Andalucía sea hija y parte de Castilla y que los andaluces sean repobladores castellanos. Blas Infante creó un nacionalismo fuertemente negador de Castilla, anti-católico y chusquero que se sacó de la chistera entre otras muchas cosas una neobandera inspirada en el verde del islam, religión que adoptó tras renegar del catolicismo, y un himno que es todo un plagio. También propuso acabar con las grafías latinas y escribir con el alfabeto arábigo, no dudó en visitar al golpista Companys en la cárcel... toda una joya. Ah, bueno, es cierto, se me olvidaba, fue asesinado por unos falangistas durante la Guerra Civil. Eso es suficiente y le convierte en un ser admirado por la izquierda, aunque en vida no pasase de friki mamarracho.

     Dado que todos los nacionalismos periféricos se basan en la castellanofobia, pues todos ellos construyen su corpus ideológico a partir del odio, la persecución y el rencor a la lengua, cultura, inmigración e historia de Castilla (Castilla opresora, Castilla fascista, Castilla imperialista, Castilla invasora, Castilla genocida y centralista, Castilla explotadora y expoliadora, etc. son solo algunos de los muchos mantras que destilan a diario) y dado que chapotean en el abierto racialismo y supremacismo étnico, para ser precisos, la cita debería haber sido escrita como sigue: “primero se hizo compatible ser nacionalista castellanófobo y ser de izquierdas. Después se hizo obligatorio. A continuación, declararse no nacionalista se convirtió en la prueba de que uno era castellano y de derechas. Y en el gradual abaratamiento y envilecimiento de las palabras bastó sugerir educadamente alguna objeción al nacionalismo castellanófobo ya hegemónico en toda la periferia para que a uno lo llamaran facha o fascista castellano” lo que sin duda encaja mejor con la realidad política periférica. Hasta canarios y andaluces están tratando de implantar un nacionalismo local apoyándose en escupir sobre el reino del que forman parte: Castilla. Y no hablamos solo de la izquierda clásica, de IU o PSOE solamente, también Podemos se apunta al continuo vilipendio.

Y se queda tan pancho. No es solo que enfrente a Castilla con Cataluña, es que lo hizo después de la polémica generada a raíz de que la pública TV3 identificara al ciclista Purito con la señera en vez de con la rojigualda tras una prueba olímpica. ¿Qué tenemos nosotros que ver en eso? Pero lo más zafio es que para cargarse de razones colgó en un tuit de la popular red social fragmentos de "Victus", el panfleto de marcado signo castellanófobo del catalanista (perdón por la redundancia) Albert Sánchez Piñol, al que parece admirar y donde se sueltan lindezas como "La atrofia cerebral de Carlos II era un reflejo de Castilla y su Imperio coagulado", "los paisajes castellanos habían engendrado unos señoríos tiránicos", "la hidalguía española... la hidalguía española... ¡me tiro un pedo en su hidalguía! ¿Qué teníamos nosotros que ver con esa gentuza? Para un castellano de pro trabajar era una deshonra; para un catalán, la deshonra era no trabajar",  "[Las manos castellanas] solo pueden empuñar armas; lo contrario sería ensuciárselas, no comprende, y menos tolera, otras formas de vivir la experiencia humana: lo industrioso le repele. Si quiere prosperar, su misma concepción elevada de la dignidad, paradójicamente, lo empuja al saqueo de continentes indefensos o al miserable oficio de cortesano", "¿Qué es Castilla? Cojan un páramo, pónganle una tiranía, y ya tienen a Castilla". Pablo Iglesias es uno de esos bobos esféricos que tanto abundan y reptan indignos por nuestra tierra, político piji-roji que jamás se definirá nacionalista aquí, en su tierra, ideología que aborrecerá y despreciará sin límites (lo cual es muy respetable), pero que no duda en abrazar, complacer y admirar en tierras periféricas ajenas (lo que resulta muy miserable) siempre y cuando reúnan una condición: que sea excluyente e intolerante con los castellanos, con sus a priori compatriotas. ¿Se puede ser más gilipo? Es difícil, habría que entrenar muchísimo.

     Pablo Iglesias no duda en asociar Castilla con una TV a la que cuelga el sambenito de casposa, reaccionaria, conservadora, caciquil y fascista cual es la católica 13TV simplemente porque no es de su cuerda, e Iñigo Errejón, también madrileño, se nos ha vuelto adalid del independentismo andaluz cuyo andalucismo agusanado y mal entendido difunde la patraña de la conquista y posterior colonialismo castellano sobre los andaluces, como si éstos y aquellos no fuésemos lo mismo.

"El anticastellanismo es hoy la ideología más transversal y silenciosa que existe en el panorama político español. Lo han interiorizado todos. Unos lo acatan por acción, otros por omisión."

     ¿Cuántas veces hemos oído o leído al catalanismo más grasiento y mugriento identificar al PP y a Lucifer con Castilla? Pues esa es la moto que Pablo Iglesias y su cuadra de indocumentados compra y revende sin problema alguno. ¿De quién, Errejón, han de liberarse los andaluces?, ¿de quién, Pablito, han de defender los catalanes su lengua? ¿Atacando la nuestra, y a nosotros, es como “se defiende” la suya? Pero cabe hacerse más preguntas. ¿Por qué la izquierda toda, aunque en distintos grados, acepta denominaciones antihistóricas y expansionistas como Países Catalanes o Euscal Herria y ni se plantea o rechaza la reunificación de Castilla en una única CC.AA. tal y como reconoce y es compatible con la Constitución? ¿Por qué la derecha del PP defiende con orgullo su galleguismo, navarrismo y valencianismo, al tiempo que su españolidad, y es incapaz de afirmarse mínimamente castellanista y española? ¿A quiénes (y por qué) quieren ambos complacer? ¿A qué vienen tantos complejos, es que sienten la necesidad de pedirles perdón por ser y nacer castellanos? El anticastellanismo es hoy, sin lugar a dudas, la ideología más transversal y silenciosa que existe en el panorama político español. Lo han interiorizado todos. Unos lo acatan por acción, otros por omisión. Y así nos luce el pelo a los castellanos: troceada y diseminada Castilla por hasta 11 CC.AA., somos ninguneados y presa fácil de todos. ¿Hasta cuándo?




[1] En “Todo lo que era sólido” (2013, página, 78)

8 comentarios:

  1. Por casualidad he dado con su blog y leyendo varias entradas, me he hecho las siguientes preguntas que con su benevolencia dejo en comentario a la entrada que es de fecha muy anterior ¿ Que problema tiene la izquierda…….?
    ¿ Desearía que significa eso de la reunificación de las provincias de Castilla?. Se entiende solo de las que se llamó Castilla la Vieja, que empezaban por Santander( antes la Montaña hoy denominación porque sí Comunidad de Cantabria) e incluía Logroño ( hoy CA de la Rioja), Castilla la Nueva ( Reino de Toledo en si por mor de que claro no iban a ser toledanos los madrileños capitalinos) , o se debe entender todos los reinos que compusieron la Corona de Castilla: Castilla, León( con los reinos de Galicia y el principado de Asturias y su Extremadura) , Andalucía ( Alfonso X se titulaba rey de Castilla, Leon y Andalucia)o Frontera , la mayor parte de la antigua Bética, ( entendiendo los tres reinos creados por el liberador rey San Fernando: Jaén, Córdoba y Sevilla que comprendía poblaciones del sur de Badajoz , siglos más tarde por mucho que algunos no lo vean así , el de Granada , y con diversidad entre unos y otros ), o el reino de Murcia , así como las provincias Vascongadas, pues ni aun con inventos históricos sabinianos pueden obviar que con el condado de Castilla ( tierras orientales del reino de León) nace a la historia Álava y Vizcaya, y con privilegios concedidos por los reyes castellanos a esas y a Guipúzcoa unida mas tarde a Castilla y ¿ las Canarias?. Y porqué prescindir de Melilla conquistada por los capitanes andaluces en el siglo XV o Ceuta desde los romanos con vinculación hispánica y única ciudad que por deseo de sus habitantes quiso ser española y no pertenecer al reino desgajado pero hispánico de Portugal.
    ¿Y acaso no se debe llegar a un entendimiento con el antiguo reino de Navarra? los descendientes de aquel rey ( Rex Hispaniarum) que gobernó al anexionarse el condado de Castilla hasta León y por oriente hasta el límite con los condados hoy catalanes en los que influyó fueron los que elevaron a reino a Castilla y Aragón. Navarra que a partir del siglo XVI se integro como reino con todas sus instituciones libres y Cortes en la Corona de Castilla, mal pese a los separatistas vascongados y sus cipayos autóctonos, cada vez más en aquel antiguo reino y más hacia el disparate de una Euscalerria desconocida históricamente como entidad política.
    ¿No le parece mucha reunificación y mucho para una autonomía?.
    Por supuesto respecto a Andalucía, reinos de la Frontera, el Andalucía , en algún momento Julio González la llamó Castilla la Novísima, como conocedor de alguna parte de Castilla a la que amo, no me encuentro satisfecho con esa contraposición de ignorantes con lo castellano y por mistificación que se ha hecho de la tierra andaluza, olvidándose a gentes como San Eulogio, San Álvaro, Samuel ( antes Omar) hijo de Hafsun gran figura contra los árabes , bereberes y muladíes andalusíes, por referirnos a los de la época de dominación musulmana , y basta luego con leer los repartimientos y repoblamientos de neo-castellanos y viejos castellanos junto con muchas otros de los reinos hispánicos, para comprender la historia o bien hacer leer en las escuelas a González Jiménez o en otro orden a Domínguez Ortiz . Pero ¿como encaja en esa reunificación y en una supuesta autonomía? . ¿ Que capital? Porque ya hemos tenido bastante con Madriz y ya tenemos bastante con aquellos que son incapaces de comprender que más allá de barrios vallecanos hay otra España.
    Y lo de la izquierda, más bien yo diría cierta izquierda , en particular la extrema, pues ya se lo contesta un fino e inteligente andaluz nacido en la capital de la comarca de la Loma y con lo que principia el artículo que con su lucidez de intelectual da en el clavo. En esas seguimos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las tres provincias vascongadas, adheridas voluntariamente (y por separado) a Castilla, no son Castilla porque no las reconquistó Castilla, no eran tierra de moros para entendernos. Y además nunca sus ciudades participaron en las Cortes de Castilla pese a pertenecer a la Corona castellana.

      León se unió voluntariamente a Castilla: sus 4 ciudades con representación en sus Cortes, decidieron disolverse y unirse a las de Castilla, desapareciendo así su distinto cuerpo jurídico. Eso ocurrió pocos años después de creada la unión de 1230. Por tanto Léon (Léon, Zamora, Toro y Salamanca) si es parte de Castilla. Saludos.

      Eliminar
  2. Pues es bien fácil: todas las tierras hispánicas reconquistadas por Castilla... son Castilla y deben ser reunificadas en una sola CCAA.

    ¿Qué sería una macro-autonomía? Cierto, ¿y qué? No puede ser que estemos peor que en la Edad Media, que haya más fronteras que antes en 1492. Las autonomías deben coincidir con las fronteras interiores históricas.
    Eso es compatible con la Constitución española actual que reconoce el derecho, y por tanto la conveniencia, de que los territorios históricos tienen derecho a la autonomía. Todo lo demás es artificioso y está condenado al fracaso. Las CCAA son un fracaso porque no responden a la verdad histórica y porque la descentralización debe ser administrativa y económica, no política ni jurídica. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Chica tarea ,Don Javier, le espera entonces.” todas las tierras hispánicas reconquistadas por Castilla... son Castilla y deben ser reunificadas en una sola CCAA.”. “los territorios históricos tienen derecho a la autonomía” De todas maneras con mis excusas me permito hacerle las siguientes consideraciones :
    1º) En realidad la Constitución se refiere Art 143. 1 En el ejercicio del derecho a la autonomía reconocido en el artículo 2 de la Constitución, las provincias limítrofes con características históricas, culturales y económicas comunes, los territorios insulares y las provincias con entidad regional histórica podrán acceder a su autogobierno y constituirse en Comunidades Autónomas con arreglo a lo previsto en este Título y en los respectivos Estatutos…”
    2º) Si se partiera, que es mucho partir, y mucho creer que los ahora llamados cántabros, o los riojanos, o los andaluces, murcianos o extremeños, estuvieran de acuerdo , que todas las autonomías que formaron parte de la Corona de Castilla quisieran constituirse en una sola comunidad , no veo de qué modo se podría articular esa nueva macroautonomía, que no fuera una federación de comunidades, prohibida constitucionalmente.
    2º) Esa descentralización administrativa y económica implicaría que tiene que haber un centro de decisión y una capitalidad , volver a una fragmentación medieval es imposible. ¿ Sería otra vez Madrid?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Titánica tarea, cierto, pero ¿y qué?, ¿de verdad cree que el Estado de las Autonomías es viable y por ello eterno, de verdad cree que es la mejor organización territorial interna posible y la deseable? Yo creo que hasta en los tiempos medievales, donde había menos fronteras interiores que ahora, estábamos mejor. Nuestra decadencia se explica en buena parte por nuestra desunión, lo que nos debilita frente a un Estado que solo trabaja por quien le amenaza y acosa con chantajes, por duro que suene.

      Unir territorios con vínculos históricos en una sola CCAA no es anticonstitucional, antes al contrario, cumple a rajatabla con ella.

      Madrid se mantendría como capital de toda España (nadie le hace sobra y geográficamente a todos conviene), pero no tiene por qué serlo de Castilla.

      Apunto a Toledo o a una tricapitalidad entre Valladolid, Toledo y Sevilla o a una capitalidad no estable (históricamente la capitalidad de Castilla estuvo en tantos sitios como lugares en los que se encontraba el Rey) o a que se repartan Parlamento, Gobierno y Tribunal Superior (que puede a su vez tener 3 o 4 sedes sin problemas, como ahora, ya que la Gran Castilla dispondría de varias regiones internas). Otra opción es que las Cortes castellanas se reúnan cada vez en una ciudad, funcionamiento habitual en Castilla durante siglos y tener un gobierno con consejerías en varias ciudades es algo que por ejemplo ya pasa en alguna CCAA como en Canarias... y no pasa nada.

      España se deshilacha continuamente, se va al garete poco a poco. Lo sabemos todos, así que o lo evitamos o nos preparamos para ello, para el día después, reorganizándonos con un sistema nuevo que no repita los errores del Estado autonómico. Y eso pasa por volver al punto cero, a las fronteras de 1492 ya que de todas formas, si España implosiona los trocitos se parecerán a eso. Así que hagámoslo pausada y pacíficamente antes de que los acontecimientos nos sobrepasen. ¿O Vd. cree que Cataluña y Vasconia volverán a ser leales? Saludos.

      Eliminar
  4. 3º) Dejar fuera a las provincias Vascongadas por aplicación del criterio que no fueron conquistadas al musulmán , no se sostiene:
    a) Porque al menos una cierta parte de Álava (formaba parte del ducado de Cantabria antes de la invasión), con la Rioja , estuvo bajo la dominación de los musulmanes de la llamada Marca Superior y en especial de los muladíes Beni Casi, hasta que la presión de León y el reino de Pamplona logran conquistar la zona de Nájera, por cierto el reino se le conoce como Nájera-Pamplona.
    b) No sería además renunciar a la frontera con Francia .¿ Que salida tendría esa Castilla? ¿ Santander? O ¿por el sur los puertos de Andalucía? ¿ Y los puertos vascos que fueron promovidos por los reyes castellanos?
    c) ¿No era una franja que llegaba posiblemente hasta el Deva ( tierras antes de autrigones y caristios) la que solo dominaba el rey Alfonso I? , es decir aparte de la antigua Cantabria , lo que luego se llamó Vizcaya, sin comprender parte oriental es decir lo que se conoció más tarde como Guipúzcoa no ocupada, en tiempos romanos tierra de várdulos , vecinos de los vascones .
    4º) No comprendo muy bien porque deja Vd. fuera Asturias y Galicia o yo estoy en un error de interpretación. Si bien Asturias se configura como reino rápidamente por la resistencia en torno a Pelayo y la presencia musulmana fue escasísima más para cobrar impuestos que otra cosa, sin embargo Galicia queda ocupada especialmente por bereberes , poquísimos o testimoniales árabes y fue la guerra intestina entre ellos que comienza en el Magreb , es decir la zona que habría que conocer como antigua Hispania transfretana y que la pugna se traslada a la Hispania peninsular, donde los bereberes bajan a ayudar a sus hermanos contra los para ellos insufribles árabes, lo que permitió la ocupación de Galicia al quedar libre hasta el Duero de musulmanes, es decir no estuvo ese reino libre de presencia musulmana y de guarniciones( hasta el 740 más o menos).
    Por tanto, iguales títulos tendría que las ciudades del reino de León con el que compartían rey y corona .
    En fin, le digo como comencé , chica tarea es esa reunificación de Castilla que postula.
    Mis saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vascongadas tiene una situación especial por dos motivos. Vinculadas unas veces a Castilla y otras a Navarra, presenta dos tipos de población, los autodenominados euskaldunes, es decir, los que hablan vascuence y que se ven a sí mismos como los únicos y auténticos vascos (forma clara de rechazar al resto de vascos) y los no euskaldunes o vascos de Las Encartaciones (hoy vizcaínas) u Álava (que se ven reforzados numéricamente por la enormes riadas de emigrantes castellanos procedentes de toda la geogra´fia peninsular durante el siglo XX). Ni que decir tiene que los euskaldunes abrazan el nacionalismo excluyente y del tiro en la nuca sin problemas y los segundos son los que ponen la nuca y no son dados a segregaciones ni viajes a ninguna parte. En mi opinión estos dos últimos territorios, Álava y Las Encartaciones, al ser castellanohablantes antes que por ejemplo Madrid, son perfectamente asimilables a Castilla y podrían pertenecer a Castilla. No digo nada que notenga cierto acomodo histórico. Fernando I, primer rey de Castilla conquistó y fijó la provincia de Castilla en la orilla del Nervión, si la memoria no me falla, y el condado de Álava estuvo en no pocas ocasiones fuertemente vinculado al también condado de Castilla incluso compartiendo el mismo conde, Fernán González, de enorme importancia en la historia castellana. Yo les da´ria la oportunidad de unirse a Castilla con la sola condición de que se acepte el "nadie es más que nadie" (lema histórico que llevamos grabado a sangre y fuego en nuestras mentes los castellanos). Así de simple. Álava, en mi opinión, es una especie de Andorra castellana. Cuando el condado de Castilla crecía a base de sumar otros condados vecinos menores también leoneses como la propia Castilla hasta crear el denominado macro-condado de Castilla (que llegó hasta tierras segovianas), solo hubo uno que teniendo a priori más proximidad geográfica e histórica, además de cultural, no se unió al macro-condado, quizás porque ya lo estaba a través de la tenencia del mismo conde soberano.

      Fíjese que la "Bardulia que desde ahora llamamos Castilla", en realidad, fue troceada. No toda la Bardulia pa´so a llamarse Castilla, o si lo fue no lo sabemos realmente. Así, Guipúzcoa nos recuerda en su escudo que perteneció a Bardulia (a veces escrito con 'v'), pero no parece que Guipúzcoa perteneciera a Castilla. Otra cosa es que tiempo después las tres provincias vascongadas (llamadas así por estar sobre el solar del antiguo Ducado hispanogodo de Vasconia) decidieran adherirse voluntariamente, una tras otra, por separado, al ya reino de Castilla, pero eso ocurrió tiempo después. Significativo es que se unieron, se adhirieron, pero no participaron jamás en las Cortes castellanas, no tenían representación sus ciudades en las Cortes de Castilla, ergo, jurídicamente no son Castilla aunque histórica y políticamente formasen parte del mismo país en reconstrucción, Hispania, que nosotros. Castila hizo de muro de contención de los moros para los vascos y Vasconia hizo lo propio respecto de los francos para Castilla.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Lo de Asturias y Galicia, es cierto, es más difícil de explicar. Vamos a ello. Ambos territorios pertenecieron a León. De hecho, la capital religiosa del reino leonés es Compostela, y su patrón es Santiago, co-patrón de España por ello. Sin embargo, Galicia era un territorio fuertemente feudalizado que no pintaba nada en Léon. Ni una sola de sus ciudades tenía representación en las Cortes leonesas. Aquel territorio, mal que a algunos les pese, era una finca del rey leonés, un reino privativo del rey leonés, esto es, un territorio distinto sin Cortes ni gaitas gobernado directamente cual coto de caza que diríamos hoy por el rey leonés. León tenía compartimentos internos, al estilo de Aragón. Lo de Asturias no es igual pero parecido, otro compartimento de facto por razones geográficas si bien es cierto que eran Léon, o Léon era Asturias si se prefiere, la misma demarcación geográfica ya que el reino de Léon no es otra cosa que el de Asturias pero con denominación distinta (el nombre dle reino se cambió cuando cambió la capital de Oviedo a Léon). Admito que es difícil de encuadrar a Asturias como algo separado de Léon, sin embargo mientras Léon se castellanizó (ahora hay quienes esto lo pretenden revertir), Asturias no lo hizo.

      Saludos.

      Eliminar

Nuestros lectores tienen mucho que decir. A través de este formulario puede hacernos llegar sus comentarios para que sean publicados. Sé respetuoso y constructivo.
La bitácora no se hace responsable de las opiniones de los usuarios y se reserva el derecho a extractar o no publicar los contenidos que reciba.