miércoles, 17 de septiembre de 2014

Federalismo asimétrico o el West Lothian castellano

Por Javier Martínez

Nadie duda que la onda expansiva del referendo escocés de mañana alcanzará de lleno a España (y a toda la UE). La cuestión no es si lo hará sino cómo lo hará en función del resultado. Si sale sí, más o menos ya sabemos lo que ocurrirá por estos pagos. Los peris hispanos se crecerán y verán en el mismo un aval a sus tesis.  Pero, ¿qué pasaría si Escocia finalmente dice no a la independencia? ¡Pobres ingleses!, la de asimetrías pseudofederales que les esperan. Al Reino (todavía) Unido, a la desesperada y a última hora, no se le ha ocurrido otra cosa que ofrecer a Escocia más chuletas y caviar, más trasferencias, aumentando las desigualdades políticas entre británicos (las indignas e insidiosas asimetrías, puras asechanzas), si votan por la unión. Y pobres castellanos, porque dicho modelo (ya tenemos el tipo de onda expansiva) mucho me temo que acabará imponiéndose también aquí como al Reino Unido le salga bien. Así que castellanos y demás restospañoles, átense los machos y cierren los bolsillos.

¿Por qué me compadezco de los ingleses/castellanos? No es que la unión sea mala, que objetivamente no lo es ni aquí ni allí, es que la unión trapaceada, mediante engaños a una parte, mediante caramelos selectivos solo para unos pocos, la unión entre desiguales, es un agravio y una indignidad intolerable, sea cual sea la parte colocada en posición de colonia efectiva. Juntos e iguales, tan importante lo uno como lo otro, o antes rota que asimétrica y a correr todos por separado.

¿Qué es ‘la cuestión West Lothian’?, y sobre todo, ¿existe una cuestión semejante en Castilla y demás Restospaña?

Ardua cuestión esta que nadie parece querer abordar, ni allí ni aquí. La periodista Celia Maza (El Confidencial, 15/09/2014) nos recuerda que "en el Reino Unido siempre ha existido la paradoja de que los parlamentarios deben votar sobre cuestiones que afectan a regiones [se refiere a las cuatro naciones que componen el Reino Unido] distintas a aquellas en las que fueron elegidos y al mismo tiempo no pueden decidir sobre asuntos que sí incumben a su propio distrito. Es una contradicción que se discute desde 1886, pero que adquirió especial protagonismo en 1977 cuando el laborista Tam Dalyell, diputado por la circunscripción de West Lothian (Escocia), preguntó en la Cámara de los Comunes: ‘¿Hasta cuándo van a tolerar los diputados ingleses que haya al menos 119 diputados de Escocia, Gales e Irlanda del Norte ejerciendo un importante, probablemente decisivo, efecto en la política inglesa cuando ellos mismos no tienen voz en los mismos asuntos de Escocia, Gales e Irlanda del Norte?’ Si finalmente se transfieren poderes a Edimburgo, Londres ya no tendrá capacidad para decidir sobre los asuntos del norte de la frontera [inglesa], pero los escoceses sí podrían seguir votando en cuestiones claves de Inglaterra. Desde entonces, la bautizada como 'Cuestión West Lothian' es un fantasma incómodo al que nadie quiere hacer frente. En efecto, ahora existen 59 asientos en la Cámara Baja ocupados por diputados de circunscripciones escocesas. Si, finalmente, tras una eventual victoria de la Unión en el referéndum [independentista escocés], se transfieren poderes a Edimburgo, Londres ya no tendrá capacidad para decidir sobre los asuntos del norte de la frontera, pero los escoceses sí podrían seguir votando en cuestiones claves que sólo atañen a Inglaterra” y ello porque el parlamento de Westminster no es inglés sino británico. Huelga decir que la cuestión West Lothian se agravó cuando a finales de los noventa del siglo XX al laborista Tony Blair se le ocurrió crear los parlamentos escocés, galés y norirlandés pero no el inglés... que a la postre acabaría generando un hasta entonces inexistente nacionalismo inglés alimentado por el agravio.

Ni más ni menos que el genuflexo federalismo asimétrico que se plantea aquí, que no es sino una forma rebautizada del café para tres o una versión remasterizada de las autonomías de vía lenta y rápida de hace unos años, es decir, un acatamiento indigno de la máxima periférica “lo mío es mío y lo vuestro de todos”.

Los ingleses no quieren la ruptura del RU, pero si ha de haberla, no quieren componendas, quieren que sea con todas las consecuencias. Se acabó lo de mantener la libra común, etc. Incluso si deciden quedarse quieren que se reduzca la inversión del Tesoro británico en Escocia, que se prohíba que los diputados escoceses en Westminster puedan votar asuntos exclusivamente ingleses, o que se les impida entrar en la OTAN y la UE. Los ingleses no son indulgentes ni complacientes con los escoceses, de quienes empiezan a hartarse, incluso aunque decidiesen quedarse en el RU. Quieren, por ejemplo, que se reduzca la inversión pública en Escocia hasta los mismos niveles que en el resto del RU y por primera vez a la mayoría le importa un bledo si las relaciones entre Escocia e Inglaterra empeoran. (El País, 21/08/2014). ¿Qué ha pasado, qué se ha roto? Supongo que oír permanentemente cosas como que nos independizamos porque así el petróleo será solo para nosotros tras años de haber sido subvencionados por Londres o pese a que las inversiones y la tecnología necesarias invertidas para extraerlo eran inglesas pesa lo suyo. Y es que no se puede estar solo a las maduras en una unión o pasarse el día amenazando con divorciarse. Al final la otra parte también acaba queriendo el divorcio... y haciéndotelo pagar. Y no creo que la condición humana sea muy distinta en otras partes. Aquí pasará igual. Ninguna encuesta oficial o privada se atreve a medir o informar sobre el expulsionismo en España, pero existir existe. Como dato curioso, señalar que son los seguidores del UKIP, Partido por la Independencia del RU que aboga por sacar al RU de la UE quienes más duros se muestran con los escoceses y que este partido, cuanto más crece y madura, menos partidario es de salir de la UE y más parece un partido nacional de Inglaterra. Escocia ha obrado el milagro, el giro inglés. ¿Acabaremos viendo lo mismo aquí?
Reformulo y adapto la pregunta: ¿hasta cuándo van a tolerar los diputados castellanos del Congreso de los Diputados que haya tropecientos diputados de Perifelandia ejerciendo un importante, probablemente decisivo, efecto en la política castellana cuando ellos mismos no tienen voz en los mismos asuntos de Perifelandia ya trasferidos?, ¿por qué ellos votan sobre asuntos policiales que afectan a la Guardia Civil, verbigracia, si nosotros no podemos votar sobre los que afectan a los Mozos de la Cuadra?, ¿por qué vascos y navarros pueden votar sobre asuntos fiscales nuestros si nosotros no votamos sobre sus parasitarios fueros fiscales?

Digo yo que una cosa es no ser, o no sentirse, castellanista, y otra muy distinta es ser tonto al cubo y ni saber que se es castellano. Este es el caso del madrileño Pedro Sánchez, flamante nuevo secretario general del asimétrico PSOE, partido que propone las desigualdades políticas y jurídicas entre españoles como “salida” a las deslealtades periféricas. Bien claro lo dejó en la entrevista de Gloria Lomana en Antena 3TV el pasado 10//09/2014: "¿Está Vd. a favor de conceder los privilegios fiscales de vascos y navarros a los catalanes? No. ¿Y de quitárselos a vascos y navarros? Tampoco". ¿Es o no estulto?

Volvamos al caso británico y a su extrapolación a España, algo que ya ha dado mucho juego en otros artículos de esta bitácora. Michael Keating, profesor de Ciencia Política en la escocesa Universidad de Aberdeen y del Instituto Europeo de Florencia, en “La independencia de Escocia” (Ediciones de la Universidad de Valencia, 2009) afirma lo siguiente: “Mientras los escoceses tengan otras opciones, es poco probable que el final del Reino Unido venga de la secesión escocesa. Es más posible que venga, aunque resulte extraño decirlo, de la secesión de una Inglaterra que ya no está dispuesta a pagar el precio político y económico de la Unión”.

¿Alguien se imagina siquiera un aserto como ese en un texto redactado en una universidad de Castilla? Si los escoceses finalmente no se van, será porque los ingleses pagarán la unión, y estos, que no se han desprendido aún del ambiente victoriano, ni se van a enterar, estarán tan felices.

En España, somos los castellanos principalmente quienes pagamos el coste de la unión, véase la red radial de infraestructuras terrestres, incluidas las humillantes infraestructuras hidráulicas properiferia, véase el desprecio institucional hacia los derechos de los castellanohablantes, véase nuestro troceamiento territorial e institucional, véase la infrarrepresentación política o la política industrial, o véase, en fin, el modelo parasitario fiscal de vascos y navarros,... y lamentablemente, buena parte de nuestro pueblo más feliz que una perdiz.

2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Inglaterra tiene la ventaja de que no ha sido despedazada en diversas "comunidades" artificiales, pero aun así las similitudes con Castilla son enormes. De salir el no y confirmarse las nuevas cesiones y la consolidación de la asimetría británica, es de preveer como respuesta un aumento del sentimiento de identidad inglés. Seamos un poco optimistas y pensemos que igual que el independentismo escocés está influyendo en el separatismo de los peris hispanos, el previsible renacimiento inglés influirá positivamente en el castellanismo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá el renacer inglés influya positivamente en el castellanismo. Saludos.

      Eliminar

Nuestros lectores tienen mucho que decir. A través de este formulario puede hacernos llegar sus comentarios para que sean publicados. Sé respetuoso y constructivo.
La bitácora no se hace responsable de las opiniones de los usuarios y se reserva el derecho a extractar o no publicar los contenidos que reciba.