miércoles, 5 de marzo de 2014

Escudo histórico de Santander

Escudo histórico de Santander, con la orla castellana (roja de gules y el símbolo del castillo trialmenado de Castilla en sus cuatro lados), las cabezas de San Celedonio y San Emeterio y la bandera bicolor provincial (no regional, que no era ninguna región) de la provincia marítima castellana en el centro de las dos partes verticales que simbolizan las dos grandes áreas geográficas que singularizan a ésta provincia: La Marina de Castilla (zona costera) y La Montaña de Castilla(zona del interior). El barco y las cadenas representan a la Marina Real de Castilla (la primera Armada o primer cuerpo militar marino de guerra peninsular) tras la reconquista de Sevilla (junto a su Torre del Oro).

10 comentarios:

  1. Para los cántabros sí era una región. Por algo se fundó la Federación Regional Cántabra de Fútbol en 1922, o existía un periódico llamado La Región Cántabra en 1893, y un largo etcétera de movimientos.
    Por cierto, "La Montaña" es la zona costera de Cantabria. Así se sigue llamando hoy en día a esa zona de Cantabria.

    ResponderEliminar
  2. La Montaña es el nombre secular de la anterior provincia de Santander, no sólo de la costa. Los movimientos regionalistas de los montañeses durante la II República iban encaminados a ser parte fundamental de Castilla. "Cantabria con Castilla tienen que recobrar su personalidad histórica, económica y geográfica", escribía Antonio Orallo en "El Cantábrico" del 28 de mayo de 1936.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Cantabria el nombre de "La Montaña" se da a la parte baja de la comunidad. Por eso cuando un pasiego, un lebaniego o un sobano cuando emprende un viaje hacia la costa dice que va a "la Montaña". O cuando un habitante de la Montaña vive allí arriba le califican de "montañés". Es incorrecto dar ese nombre a toda Cantabria pues no toda Cantabria es "la Montaña".

      Y el nombre secular es Cantabria, el que hemos tenido toda la vida y el que es propio a toda la región.

      Falseas la historia porque también existía el regionalismo cántabro. El único proyecto de Estatuto existente fue cantabrista y se "Cántabro-Castellano" porque se planteó que las comarcas norteñas de Palencia y Burgos podrían integrarse en Cantabria si quisiesen. Ya ves, "Cántabro" y no "Montañés".


      Periódico El Cantábrico
      Sábado, 10 de octubre de 1936

      El Estatuto Cántabro
      La personalidad histórica de Cantabria


      “En la geografía política, Cantabria pertenece a Castilla la Vieja; pero la política geográfica no es más que una de tantas obras de los hombres. Cantabria es Cantabria, la heroica, la brava, la independiente, la que supo defender siempre sus libertades. Y en la tierra del individualismo, es muy natural que se aspire a que la región sea clara y ampliamente individualizada. (…)

      En la Región cántabra, o sea, en la Montaña, se está viendo, en las presentes circunstancias, que tenemos hombres perfectamente capacitados para gobernar acertadamente a la provincia, incluso en momentos tan difíciles como los actuales. No necesitamos “elementos extraños”, muy respetables, pero impuestos, con más o menos acierto, por la política centralista. Y esto nos prueba plenamente que Cantabria está en condiciones de gobernarse así misma, autonómicamente. El País Vasco tiene ya su primer Gobierno autónomo. Le forman cinco nacionalistas, un comunista, tres socialistas y dos republicanos. También el País Cántabro, si tuviese su Estatuto podría formar un Gobierno con los hijos del pueblo que se destacan por su clara inteligencia en los partidos populares.

      Eliminar
    2. Aquí se identifica la Montaña con Cantabria pero, cómo decía, es incorrecto pues varias comarcas cántabras no se identifican con el nombre de la Montaña ni se han considerado montañeses sus habitantes, pero si cántabros.

      (Cambio frustrado del nombre de Santander por el de Cantabria. | El 23 de marzo de 1964, Pedro Escalante y Huidobro, Presidente de la Diputación Provincial de Santander, dio a conocer al pleno de ésta el resultado de los votos de los ayuntamientos y, entre otras consideraciones sobre el cambio de nombre, aducía las siguientes

      "Para nada padecería, en términos generales, la conciencia popular si la provincia dejara de llamarse Santander. Nos solemos dar los de esta provincia el nombre de cántabros cuando queremos ensalzar nuestra fortaleza, reciedumbre y valor, y ciertamente el nombre de Cantabria no ha desaparecido nunca para nuestra provincia, conocida generalmente por Cantabria o por la Montaña.(...)

      El nombre de la Montaña tiene por los naturales de nuestra provincia un valor entrañable y cariñoso, y al decirnos los "montañeses" nos referimos más que a las montañas a la raíz lugareña y al campo y al solar dónde nacimos.(...)Pero, aunque acendradamente el apelativo de montañeses y el nombre de la Montaña están generalizados, ambos tienen el inconveniente de ser genéricos y, además, de no ser admitidos por toda la provincia. Esto es curioso. Los habitantes de las partes altas de la provincia llaman montañeses a los de la partes bajas, cuando montañeses por vivir en lo alto son ellos. Al llegar a los valles de Saja, de Liébana o de Campoo, yendo de Santander, se le recibe a uno con la pregunta: "¿Qué tal por la Montaña?".(...)

      Eliminar
    3. No hay más cera que la arde. A pesar de las múltiples denominaciones que nos hayan dado siempre hemos mantenido el nombre de Cantabria y la condición de cántabros. Oficialmente provincia pero a la par conciencia de ser región, esto es, personalidad propia entre los pueblos de España. Y claro está, ni somos castellanos ni nunca hemos querido serlo. Sólo unos pocos, una minoría muy minoritaria intentó colar, con absoluto fracaso demostrado y requetedemostrado, en los cántabros que éramos castellanos. Lo que no puede ser no puede ser, y además es imposible. Estos debates son muy divertidos porque argumentos sobran para tumbar los mitos. Y la razón más importante es el pueblo. No nos sentimos castellanos nunca (sólo una minoría muy minoritario con intereses comerciales con Castilla) y el que no lo quiera ver es que está ciego.

      Eliminar
    4. Que patético es recurrir a los sentimientos, al 'no nos sentimos', como fuente empírica de demostración. Bien, yo no me siento pobre y sin embargo lo soy. En el fondo, recurrir a los sentimientos como argumento, demuestra que no se tiene razón. No hay peor ceguera que los sentimientos, que tanto tapan las razones, las verdades.
      Santander, cuna de Castilla.

      Eliminar
  3. La colonia cántabra fue muy numerosa en Cádiz. Allí nos llaman montañeses. Sin embargo, el cantabrismo de los cántabros de principios del siglo XX está fuera de toda duda. Fundaron el "Centro Cántabro" en 1913. La revista de dicho institución se llamó "Cantabria". Y en esa "embajada cántabra" de Cádiz se colgó la siguiente lápida en 1928 en homenaje a dos paisanos.

    http://nsae01.casimages.net/img/2014/03/16/140316092419907182.jpg


    Lo dicho. Siempre hemos sido Cántabros. Por si alguien lo puso en duda.

    ResponderEliminar
  4. Ése no es el "escudo histórico de Santander", ese escudo tuvo vigencia bajo la dictadura de Franco exclusivamente. Fue creado bajo la dirección de Tomás Maza Solano en 1937. Pretender que "Santander" es Castilla es una simpleza más, una secuela del pseudohistoricismo que ha identificado la nobleza de sangre con el origen norteño y un cuento más del romanticismo decimonónico. "Santander" no es más Castilla de lo que lo puede ser Guipúzcoa, o más León que las Asturias de Oviedo. Por el contrario, los habitantes de Campoo-La Pernía y de las Merindades de Castilla Vieja son gente del norte-, son cántabros como nosotros. Ser cántabro es un verdadero orgullo: gente del norte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Santander es Castilla. Todo lo demás, tierra conquistada.
      Fuerza Castilla unida... hasta Tenerife.

      Eliminar
    2. Tus argumentos me abruman. Aporta datos como Terra Cantabrorum.

      Eliminar

Nuestros lectores tienen mucho que decir. A través de este formulario puede hacernos llegar sus comentarios para que sean publicados. Sé respetuoso y constructivo.
La bitácora no se hace responsable de las opiniones de los usuarios y se reserva el derecho a extractar o no publicar los contenidos que reciba.